Employee Experience
Transformación emocional del cliente interno

Programas de gestión emocional para preparar a empleados de cualquier nivel de la organización en estrategias para potenciar las emociones positivas y reconducir las negativas.

Las personas tienden a externalizar las causas de su malestar emocional. Cuando nos sentimos descontentos en el entorno laboral, asumimos que nuestra propia motivación es responsabilidad de nuestro jefe o de la organización, cuando en realidad los únicos capaces de activarla somos nosotros mismos. Las situaciones no siempre pueden cambiar, pero podemos cambiar cómo nos enfrentamos a ellas.

Las emociones son el motor de la conducta: tienen el poder de estimular el proceso motivacional o de inhibirlo. Emociones negativas como la tristeza, el enfado o la ansiedad brotan en nuestro interior e influyen en nuestra forma de pensar, sentir y actuar. Factores negativos que perjudican nuestro rendimiento y por tanto tienen un impacto en nuestra vida profesional.

Estimular las emociones positivas se convierte, pues, en un imperativo para aquellas organizaciones que quieran hacer aflorar todo el potencial de sus empleados. Pensamientos como «cuentan conmigo» o «confío en mi equipo» estimulan el talento y hacen crecer el compromiso con la organización.

La experiencia de los empleados es una pieza estratégica clave dentro de la gestión emocional de la empresa, ya que tiene un impacto decisivo en la satisfacción con la experiencia de clientes y proveedores.

Características

  • Metodología basada en técnicas de la psicología cognitivo-conductual, que interviene en las dimensiones emocionales de la persona: cognifitiva (se reconoce racionalmente la emoción:  «estoy preocupado»), fisiológica (se siente físicamente la emoción: «me duele el estómago») y conductual (nos afecta a la conducta: «no quiero ir a trabajar).
  • Emotional Sessions realizadas durante un tiempo prolongado para aprender estrategias de afrontamiento de emociones negativas y convertirlas en hábito.
  • Programas diseñados «ad hoc» para cada organización, fijando objetivos de trabajo alineados con sus necesidades particulares y seleccionando aquellas técnicas más adecuadas al contexto de los participantes.
  • Dos niveles de actuación: gestión de las propias emociones («autogestión»), y gestión emocional de equipos («emotional management»).
  • Orientado a resultados: mejorar el rendimiento, reducir el absentismo y disminuir la rotación, incrementar el positivismo, etc.
  • Ayuda a gestionar situaciones con alto contenido emocional: resistencia al cambio, incertidumbre, estrés, rutina, conflictos interpersonales, actitudes negativas, falta de cohesión grupal, etc.

Beneficios y aplicaciones

  • Incremento del bienestar emocional de los empleados, no solo en el trabajo sino fuera de él, que a su vez activa la motivación y el compromiso hacia la organización.
  • Mejora de la experiencia del empleado dentro de la empresa, incrementando su nivel de satisfacción.
  • Desarrollo de la capacidad de automotivación de los empleados.
  • Mejora de la experiencia de clientes y proveedores, para quienes el estado emocional de los  empleados es un reflejo de la organización.
  • Creación de entornos de trabajo emocionalmente inteligentes fortaleciendo los cinco pilares del modelo de Inteligencia Emocional de Goleman.
  • Los efectos no solo tienen carácter paliativo sino preventivo.
  • Los efectos son sostenidos y perduran en el tiempo, a diferencia de otras estrategias para aumentar la motivación.
Soluciones a medida que transforman
Estudiaremos a fondo las necesidades de tu organización y elaboraremos una propuesta para utilizar el conocimiento y la experiencia de EMO Insights a vuestro servicio.
Contactar